Cómo pagar un colegio privado con un presupuesto ajustado

Jessica Ozar
6 min para leer
39 views
CentSai depende del apoyo del lector. Cuando le compras a uno de nuestros valiosos socios, CentSai puede ganar una comisión de afiliado. Divulgación de publicidad
Cómo pagar un colegio privado con un presupuesto ajustado

Resumen de 6 segundos: Un colegio privado no está completamente fuera de tu alcance financiero si sabes como acceder a ayudas como becas y apoyos.

Si se les das a elegir, el 99.0% de los padres en México enviarían a sus hijos a una escuela privada. Según www.educacionfutura.org, en la actualidad un 9.7% de la totalidad de alumnos de educación básica del país estudian en escuelas privadas; y las cifras han sido mayores al 13% en los años anteriores.  Con clases más pequeñas, instrucción especializada y la oportunidad de explorar materias que las escuelas públicas podrían no tener los fondos para ofrecer, la educación privada es una opción mucho atractiva que la educación pública. De hecho, se percibe como un gasto de primera necesidad.

Pero los costos de inscripción y colegiaturas cada vez son más difíciles de afrontar y muchas familias que en pasado tuvieron a sus hijos en escuelas privadas, ahora se encuentran con que no pueden cubrir los costos de inscripción, colegiatura y otros.  El costo promedio anual de colegiaturas en para la escuela secundaria privada en 2020 fue de alrededor de $70,000.00 anuales en promedio, con rangos entre los $33,000.00 y los $130,000.00 de acuerdo con diversas fuentes, incluido el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO). Dado que las cuotas de matriculación y colegiaturas se incrementan a medida que se avanza en grados, el costo de los estudios de bachillerato y la universidad puede ser incosteable para muchas familias.

En la actualidad no existen muchos apoyos directos del gobierno para estudiar en una escuela privada. Existe un sistema de becas en todos los estados; estas becas, sin embargo, no funcionan bajo un esquema en el que la gobierno subvenciona los estudios de los niños y jóvenes, sino que funcionan como una obligación impuesta a las escuelas privadas de tener en su plantel un porcentaje de niños y jóvenes que no pagan ninguna de las cuotas.

Aquí hay tres formas de pagar una educación privada sin arruinarte financieramente:

1. Apoyo financiero escolar

La primera parada en el camino hacia la ayuda financiera es la propia escuela. Como dijimos anteriormente, el sistema de becas funciona como la obligación que el gobierno impone a las escuelas de contar con un número determinado de alumnos que no tienen obligación de pagar las cuotas. La cifra en concreto, es el 5% del total del alumnado.

La mayor parte de las escuelas privadas conducen por sí mismas los procesos de calificación para estos apoyos. Esto es, realizan un estudio socio-económico de la familia (que suele incluir la obligación de presentar documentos como estados de cuenta, recibos de alquiler o hipoteca, y otras obligaciones) y en muchas ocasiones, una visita domiciliaria. Esto, junto con una evaluación académica del alumno, conforman el expediente a evaluar.

Puedes informarte en los servicios administrativos de la escuela de tus hijos del calendario para aplicar a estas becas y los requisitos.

Incluso si crees que no puedes calificar para recibir ayuda, completa la solicitud.

Esto porque en muchas escuelas además de becas completas se ofrecen medias becas, lo que, aunque no representa la liberación del pago, alivia en mucho la carga, especialmente si tienes más de un hijo.

Algunos estados de la república como el Estado de México, el de Puebla, el de Nuevo León y el de Tamaulipas tienen una oferta mayor de becas disponibles en distintas modalidades.

Infórmate de otros apoyos.

Al comenzar el proceso de solicitud de la escuela privada, ve si la escuela es “sensible y empática a las necesidades de las familias”. Esto significa que averigües si las decisiones de admisión se toman sin tener en cuenta la capacidad de pago de los padres.

Si tu hijo es admitido en una escuela de este tipo, puedes preguntar por las ayudas disponibles.  Es probable que esto requiera que realices los principales pagos al inicio y unos trámites y papeleo adicional, pero al final puedes ahorrarte una gran cantidad de dinero al año.

Además, pregunta a la escuela si hay algún criterio adicional que determine la cantidad de ayuda proporcionada. Por ejemplo, algunas escuelas brindan más ayuda a los hermanos de los estudiantes que ya están en la escuela; a los hijos de los empleados;  o, si la escuela es religiosa, a familias congregantes.

Dicho esto, la mayoría de las escuelas requieren que las familias paguen al menos algo. Esto está destinado a animarlos a priorizar la educación en su presupuesto.

2. Prestaciones laborales

Muchos grandes corporativos e instituciones como las universidades públicas y privadas suelen ofrecer apoyos a los hijos de los empleados como una prestación laboral. Si los hijos están en edad pre-universitaria o universitaria suele incluir los gastos totales si los jóvenes estudian en las propias instituciones. Y en el caso de educación básica, una cuota de ayuda que a menudo se etiqueta como “Útiles escolares” o “Apoyo educativo”. En Recursos Humanos de tu empresa o institución puedes informarte si existen tales alternativas.

Cómo ayudan las becas

El impacto de las becas para escuelas particulares en los estudiantes que de otro modo habrían asistido a escuelas públicas en sus comunidades es a menudo enorme y difícil de cuantificar. Pero algunos indican que su éxito profesional actual, o el éxito de sus hijos, es una consecuencia definitiva de haber recibido una beca para su educación.

3. Estímulos fiscales

El SAT considera deducibles los gastos de colegiatura si son erogados para ti, tus hijos o tu cónyuge. No se trata de una ayuda directa, pero presentando los recibos deducibles de impuestos por conceptos como matrículas y colegiatura, puedes obtener una devolución de hasta un 15% del total de tus ingresos declarados. Puedes entrar directamente en el portal del SAT (www.sat.gob.mx), consultar a tu contador y alguna de las guías que existen.

Prepárate con anticipación

Los gastos más fuertes de matrículas y colegiaturas tendrás que pagarlos a partir del bachillerato y al menos hasta el término de la carrera universitaria de tus hijos, dependiendo la institución de educación superior que elijan. Tendrás suerte si escogen una universidad pública, pero podrías verte en una situación económica inabordable si la elegida es una escuela privada.

En la actualidad existen un gran número de productos financieros cuyo objetivo es preparar tu economía para solventar estos gastos. Acude a tu asesor en seguros o a tu banco o a alguna institución financiera de tu confianza e infórmate de las alternativas con las que cuentas para reservar un fondo mensual mientras tus hijos son pequeños para cuando lleguen los gastos más difíciles de asumir.

Algunos rangos de costo aproximados de la educación privada en México

(*Colegiaturas-11 meses por ciclo)

Nivel escolar             Rango anual

Preescolar                     $15,600-$132,000

Primaria                       $16,600-$251,660

Secundaria                   $24,750-$198,000

Preuniversitario         $33,000-$220,00

          Universitario              $400,000-$1,000,000

Cómo pagar la escuela privada

Puede parecer abrumador considerar una escuela privada cuando tienes un presupuesto limitado. Pero si estás comprometido con la idea, existen recursos para ayudarte. Si trabajas en conjunto con los administradores de tu escuela, ten en cuenta lo que es realmente importante para ti y comprueba todas tus opciones. Entonces, una escuela privada definitivamente puede ser algo factible para ofrecer a tus hijos.