CentSai depende del apoyo del lector. Cuando le compras a uno de nuestros valiosos socios, CentSai puede ganar una comisión de afiliado. Divulgación de publicidad.

Este el gran misterio del crédito: se necesita crédito para generar crédito. Las personas con buenos puntajes tienen fácil acceso a instrumentos que mejoran aún más su posición. Y sin embargo, las personas con créditos pequeños o un puntaje negativo tienen mucho menos acceso al mismo crédito que se requiere para desarrollarlo.

Para aquellos con poco crédito o directamente sin ningún crédito no es necesario que sean presa de esas opciones con altos intereses y tarifas que hacen que la construcción o reconstrucción de crédito sea extremadamente costosa. Una tarjeta de crédito garantizada puede ser una herramienta útil para establecer o restablecer un historial crediticio positivo. Y un historial crediticio positivo es la base para obtener más crédito favorable.

¿Cómo funciona una tarjeta de crédito garantizada?

Las empresas ofrecen tarjetas de crédito aseguradas como alternativa a las tradicionales. Conseguir una requiere un depósito de seguridad que protege a las instituciones financieras del riesgo de que el consumidor no pague su deuda.

Pero además de proporcionar un depósito de seguridad, obtener una tarjeta de crédito asegurada no es muy diferente a obtener una regular.

En la mayoría de los casos, tu depósito de seguridad es tu límite de crédito. Si proporcionas un depósito de seguridad de $ 2,000.00, obtendrás un límite de crédito de $ 2,000.00. Si proporcionas un depósito de seguridad de $ 5,000.00, obtendrás un límite de crédito de $ 5,000.00. Por lo general, el mínimo que debes proporcionar para abrir una cuenta es de al menos $ 1,000.00.

La institución emisora retiene tu depósito como garantía. Te emite una tarjeta, que funciona exactamente como una tarjeta de crédito típica sin garantía. Haces compras, te facturan, pagas la factura, repites. Lo de siempre.

Es decir, a menos que no pagues la factura. Entonces la institución financiera tiene derecho a tomar tu garantía y cerrar tu cuenta.

Una tarjeta de crédito asegurada es fácil de obtener y ofrece una opción para que, aquellos con un historial crediticio reducido o negativo, puedan establecer uno positivo, mismo que es requisito previo para obtener créditos en condiciones favorables.

Tarjetas de crédito aseguradas vs prepagadas

La diferencia entre las tarjetas de crédito aseguradas y las prepagadas es como entre el día y la noche. Son completamente diferentes.

Una tarjeta de prepago se emite por la cantidad que depositas en la tarjeta. Las compras de realizas, son con tu propio dinero. 

Con una tarjeta de prepago, no se extiende el crédito. Estás usando tu propio dinero. Ésta es una diferencia enorme.

Cuando usas una tarjeta asegurada, realizas compras con el dinero de la institución financiera. Te están otorgando crédito, aunque restringido a la cantidad de tu límite asegurado. Con una tarjeta de prepago, no se extiende ningún crédito. Por tanto, no hay nada que informar a una agencia de crédito. Las tarjetas prepagadas no crean ni establecen crédito porque no hay crédito involucrado.

Tarjetas de crédito aseguradas frente a aquellas para personas con “mal crédito”

Algunas instituciones emiten tarjetas a consumidores cuyas calificaciones crediticias son muy bajas. Desde la perspectiva del emisor, la diferencia entre una tarjeta de crédito asegurada y una tarjeta no segura para consumidores con mal crédito es cómo el emisor maneja el riesgo.

Con una tarjeta asegurada, el emisor limita el riesgo al exigir una garantía, generalmente por el monto del límite de crédito. Con tarjetas para consumidores con mal crédito, los emisores no tienen seguridad, por lo que compensan el riesgo relativamente mayor de incumplimiento cobrando más en tarifas e intereses. Saben que habrá más consumidores en mora, por lo que deben cobrar el exceso a los que sí pagan.

La diferencia desde la perspectiva del consumidor es que, por lo general, puedes encontrar términos más favorables (tarifas más bajas y tasas de interés más bajas) con tarjetas garantizadas que con tarjetas no aseguradas para consumidores con poco crédito. Con las tarjetas aseguradas, los consumidores corren el riesgo de perder su depósito. A cambio, suelen tener costos más bajos.

Cómo utilizar una tarjeta asegurada para recuperar crédito

El factor más importante en la calificación crediticia es el historial de pagos. Para tener un historial de pagos, debes realizar pagos. Obviamente. Debes utilizar la tarjeta y realizar un pago antes de cada fecha de vencimiento.

El segundo factor más importante en la calificación crediticia es la utilización del crédito. Tu índice de utilización del crédito es la relación entre el crédito usado y el crédito disponible. Es simplemente la cantidad que debes dividida por tu límite de crédito total. Esto parece estar en conflicto con la creación de tu historial de pagos:

Necesitas usar la tarjeta para crear un historial de pagos, pero a la vez, no usarla para mantener tu saldo bajo control. De nuevo, la clave está en cómo la usas.

Para construir un puntaje de crédito positivo tan pronto como sea posible, debes usar la tarjeta con regularidad, pero solo por una pequeña cantidad. Está en tu interés tener una factura en cada ciclo de pago, pero a la vez que el saldo pendiente sea pequeño para tener un buen índice de utilización.

Esto es especialmente cierto con las tarjetas que tienen límites bajos. Un saldo de $ 500 con un límite de $ 10,000 es solo el cinco por ciento, pero un saldo de $ 500 con un límite de $ 2,000 es del 25 por ciento. Cuando tengas un límite de crédito pequeño, debes prestar mucha atención a la utilización, ya que tu puntaje puede cambiar muy rápidamente.

Efectos a largo plazo

A largo plazo, el uso positivo de una tarjeta garantizada genera mayores oportunidades de crédito. A menudo puedes obtener un aumento del límite de crédito de tu emisor después de demostrar una buena gestión crediticia durante un período de aproximadamente un año. O incluso podrías obtener una tarjeta sin garantía en términos razonables en ese momento.

Comprando por ahí

Una tarjeta de crédito garantizada no es la mejor solución para todos. A veces, las personas que recién comienzan pueden obtener una tarjeta sin garantía con costos razonables. Aquellos que han dañado su crédito tienen más probabilidades de tener que seguir la ruta segura. Pero en todos los casos, debes comparar opciones para asegurarte de obtener los términos más favorables disponibles en ese momento.

Una tarjeta garantizada puede ser una excelente manera de volver a ingresar al mercado crediticio. Al usarla de manera responsable durante un período de tiempo, puedes restablecer un historial positivo y ser elegible para oportunidades de crédito adicionales en términos favorables.

A largo plazo, esto podría generar mayores oportunidades. El costo puede ser más alto que el de una tarjeta para personas con gran puntaje crédito, pero piensa que es el costo de salir adelante. Al seleccionar cuidadosamente la mejor opción, puedes trabajar hacia la obtención de crédito futuro en condiciones favorables.