Maternidad v.s. Carrera. Desigualdad de género en el trabajo

Michelle Argento
9 min para leer
11 views
CentSai depende del apoyo del lector. Cuando le compras a uno de nuestros valiosos socios, CentSai puede ganar una comisión de afiliado. Divulgación de publicidad
Maternidad v.s. Carrera. Desigualdad de género en el trabajo

Resumen de 6 segundos: Una encuesta de CentSai descubrió que los prejuicios contra las madres aún son frecuentes en el lugar de trabajo. Conoce tus derechos.

Desde que era niña, quise ser madre. Cuando, más adelante en la vida, escuché a mis amigos hablar sobre los inconvenientes y el reordenamiento de las prioridades en sus vidas que causaba tener hijos, no pensé mucho en eso. Cuando tuve mi primer hijo, me sorprendió la cantidad de sacrificios que exige ser madre, especialmente en términos de trabajo y carrera.

Mi hermana, por ejemplo, tuvo que planificar el embarazo en función de su horario de enseñanza. Quería asegurarse de no tener que usar sus preciosos días de incapacidad hasta después de que naciera el bebé.

Luego estaba mi compañera de trabajo, a quien le preocupaba perder su puesto, que había conseguido solo unos meses antes, si avisaba que estaba embarazada.

Otra amiga mía soñaba con ser ama de casa, pero el costo de los préstamos estudiantiles de ella y su esposo la mantuvo trabajando hasta la fecha de vencimiento.

En México, de acuerdo con México evalúa apenas un poco más del 48% del total de mujeres, han tenido un empleo en el 2021. De las que son madres y trabajan, más del 28% son la principal fuente de ingresos del hogar. Además, según cita la Conapred, más del 10% de estas afirman que persisten las prácticas discriminatorias y los prejuicios.

En una encuesta de CentSai  dirigida a las madres, vimos cuánto podría afectar la vida de una mujer el tener un bebé. Esto es especialmente cierto cuando se trata de carreras y medios de vida. La mitad de las madres trabajadoras querían quedarse en casa con sus hijos. Pero ninguna deseaba que una decisión así afectara su vida profesional.

La experiencia de Kristen

Una de las mujeres de nuestra encuesta, a la que llamaremos Kristen, era una adicta al trabajo autoproclamada que pasaba casi 80 horas a la semana en su oficina de Seattle. Su objetivo final era conseguir un ascenso en una empresa de banca de inversión. Sin embargo, todo eso cambió cuando Kristen descubrió su embarazo no planeado.

“Tuve al bebé”, me dice, “pero nadie de mi oficina me felicitó ni me preguntó si era niño o niña. El primer correo electrónico que recibí en respuesta fue: ‘¿Cuándo volverás?’ “

Cuando Kristen regresó al trabajo después de sus ocho semanas de ausencia por maternidad, algo había cambiado. Sus colegas notaron y comentaron sobre su apariencia más erizada y sus ausencias para cuidar a su bebé. La promoción por la que había trabajado tan duro la obtuvo un compañero de trabajo a quien ella había entrenado y dirigido.

Finalmente, Kristen supo que tenía que hacer un cambio. Dos años después del nacimiento de su hijo, decidió cambiar de carrera por completo.

Tomando un recorte salarial masivo, se mudó a los suburbios para poder trabajar en análisis financiero para una pequeña empresa de tecnología.

“En este lugar no me miraban mal si me tomaba un día libre para estar con mi hijo”, explica. “Muchos de los colaboradores también tenían familias, y muchos de los otros gerentes eran mujeres y madres trabajadoras”.

Pero, ¿qué pasa con las mujeres que no pueden permitirse tomar las decisiones y los sacrificios que hicimos personas como Kristen y yo?

Enfrentando la desigualdad de género en el lugar de trabajo: conoce tus derechos

Si bien creo firmemente que nadie debería tener que renunciar o detener el progreso de su carrera para tener una familia, la realidad es que existe un estigma y muchos prejuicios contra las madres trabajadoras (y en ocasiones también contra los padres).

Si trabajas en un campo o lugar de trabajo que ha mostrado hostilidad o falta de voluntad para trabajar contigo por ser madre, necesitas conocer sus derechos.

1. Derechos laborales de las mujeres en México

– En la Constitución mexicana:

En diciembre del 2002 se reformó el Artículo 4to. de la Constitución para incorporar una perspectiva de equidad de género en la ley fundamental del país, de la que emanan todas las demás. La redacción actual de este artículo dice:

“El varón y la mujer son iguales ante la ley. Esta deberá establecer mecanismos e instituciones suficientes para garantizar la igualdad y promover la equidad de género, especialmente en el caso de mujeres trabajadoras y jefas de familia, además de proteger la organización y el desarrollo de la familia.”

En el mismo sentido y en la misma fecha, se reformó también el Artículo 25 para establecer la obligatoriedad de las leyes que emanan de la Constitución y de las instituciones de garantizar que existan mecanismos y dispositivos que alienten la protección de las mujeres trabajadoras.

“La ley establecerá obligatoriamente mecanismos y dispositivos que alienten el esfuerzo de las mujeres, especialmente de aquellas que sean el único o principal sostén de sus hogares. Los ordenamientos en materia de planeación del desarrollo, así como las disposiciones de orden presupuestario y fiscal, en su caso, deberán formularse bajo una reconocible perspectiva de género que garantice la igualdad y equidad de género y el desarrollo familiar.”

-En la Ley Federal del Trabajo

Los derechos laborales de las mujeres se encuentran en los artículos del 164 al 172 de la Ley Federal del Trabajo.

El primero, el Artículo 164 establece la igualdad de derechos y obligaciones de las mujeres en tanto que trabajadoras.

Artículo 164.- Las mujeres disfrutan de los mismos derechos y tienen las mismas obligaciones que los hombres, garantía que se establece en lo general y específicamente en función de la protección de las trabajadoras y trabajadores con responsabilidades familiares, asegurando la igualdad de trato y oportunidades.”

A partir de aquí, los siguientes artículos, hasta el 172 establecen el marco jurídico para la protección de la maternidad, estableciendo los siguientes derechos laborales:

-Derecho a no realizar tareas físicas incompatibles con el embarazo, a trabajar en ambientes laborales seguros y con jornadas que aseguren el descanso adecuado de la mujer embarazada. Concretamente el Artículo 168 establece que, en caso de contingencia sanitaria como la reciente pandemia, no podrá hacerse uso del trabajo de mujeres embarazadas ni en periodo de lactancia.

-Derecho a seis semanas de descanso previas al parto y seis semanas posteriores, con goce de sueldo, incluso ocho en caso de que el recién nacido nazca con una discapacidad o requiera atención médica neonatal.

-Derecho a una hora diaria de lactancia o a reducción de jornada previo acuerdo con el empleador.

-Derecho a regresar al mismo puesto de trabajo siempre que no haya pasado más de un año del parto y a que se compute como tiempo trabajado las semanas de baja por maternidad.

-Los padres y madres de niños diagnosticados con cáncer tienen derecho a licencia laboral para acompañar a sus hijos a todas sus pruebas diagnósticas, tratamientos y recuperación.

¿Cómo se comparan las leyes mexicanas contra otros países?

¿Cómo se comparan las leyes mexicanas con el resto del mundo? Así se compara México contra otros países en cuanto a la licencia por maternidad,especialmente con países de la OCDE.

País Licencia total remunerada disponible para las madres
Estonia 166 semanas
Eslovaquia 164 semanas
Finlandia 161 semanas
Israel 14 semanas
México 12 semanas
Estados Unidos 0 semanas

¿Qué podemos hacer con respecto a la desigualdad de género en el lugar de trabajo?

Tener una carrera exitosa no debe reservarse para hombres y mujeres sin hijos.

Tampoco se debe obligar a las mujeres a alterar completamente su trayectoria de carrera porque se convirtieron en madres. Pero, lamentablemente, a veces puede ser una realidad ineludible.

¿Qué se puede hacer para desmantelar estas prácticas discriminatorias en el lugar de trabajo? Se requiere una transformación social profunda hacia una nueva cultura del cuidado a los hijos, los enfermos y las personas mayores. Y políticas públicas dirigidas a la conciliación familiar que no penalicen a la mujer como única responsable de estos cuidados.

“Cambiar esto requiere un cambio de mentalidad de liderazgo y aceptación, capacitación – discriminación y capacitación en intervención de espectadores, y revisión de políticas”, dice Charles-Collins. “También requiere que hombres y mujeres en el lugar de trabajo sean aliados, no espectadores. La inacción es indiferencia. En nuestro silencio está la complicidad ”.

Consejos finales para futuros padres

Aquí hay algunos consejos para el lugar de trabajo si estás embarazada:

1. Dar aviso anticipado

Aunque la gestación se desarrolla a lo largo de nueve meses, es importante que comuniques a tu empleador tan pronto como te sea posible que estás embarazada. Esto les permitirá elaborar un plan, una preparación para el tiempo que estés de baja laboral y para organizar mejor el día a día durante los meses de embarazo.

2. No te esfuerces demasiado

Si bien hay una serie de formalidades que tienes que cumplir para tener acceso a todos tus derechos laborales, es importante también que en el curso del embarazo no corras ningún riesgo y mantengas una comunicación estrecha con tu empleador, especialmente en caso de que requieras cuidados médicos por complicaciones durante la gestación.

Como las complicaciones suelen ser imprevisibles, puedes notificar a tu empleador en el último momento sobre la necesidad de una licencia, siempre que lo hagas lo antes posible, ya sea el mismo día hábil o el siguiente.

3. Asesórate sobre cuáles serán tus ingresos durante la baja maternal.

Muchas mujeres embarazadas deciden, por razones prácticas y económicas, sumar a las 12 semanas de baja, todos sus días de vacaciones. Es necesario que informes a tu empleador sobre tus planes en este sentido y que te asesores con el área de Recursos Humanos sobre cuáles serán tus percepciones. De este modo, podrás también realizar una planificación económica adecuada pues tus gastos serán mayores.

4. Los papás también pueden irse

Así es. En este 2021 se reformaron las leyes que permiten a los padres gozar también de una licencia con goce de sueldo por nacimiento de un hijo o adopción. Aunque la ley aún considera a las mujeres las cuidadoras principales de los hijos, se ha ampliado el plazo de baja por paternidad de 5 días hábiles a 15. Es insuficiente a todas luces, pero un avance importante en favor de la conciliación y la equidad.

Los padres que se encuentren en esta situación deben realizar, igual que las madres, la gestión con su empleador en los mismos términos. Y optar por sumar a este plazo sus días de vacaciones para poder disfrutar con su pareja del que es uno de los eventos más importantes en la vida de cualquier persona: el nacimiento de un hijo.